1 jun. 2017

De tú a tú con el Libi y Manolo Santander

EDITADO EN CADIZDIRECTO 

 Emilio Gutiérrez Libi cara a cara con Manolo Santander. Ambos repasan anécdotas de su infancia en Cádiz y sus primeros pasos en el Carnaval. Una charla entre dos amigos que conocen como pocos la fiesta grande de la ciudad. 

 Cadista consumado, Santander recuerda sus primeras visitas a Carranza y se resta importancia a sí mismo en el mítico pasodoble del Cádiz. “Yo hice aquel pasodoble, pero quien lo aceptó y lo hizo suyo fue la gente”. Manolo Santander y el Libi repasan los inicios de su trayectoria carnavalesca, cuando ambos fueron compañeros en las primera chirigotas juveniles de Santander. “A mi me gustaba Fletilla”, reconoce el chirigotero.

 Ambos reconocen que, cuando empezaban en el Carnaval, la fiesta estaba “muy mal vista” y que sus familiares estaban en contra de que fueran partícipes de tal celebración. Con respecto a la chirigota de Santander, el Libi destaca especialmente a Emilio Santander, hermano de Manolo, quien ganó recientemente el premio al mejor segunda de la modalidad. “Al principio él salía de octavilla”, subraya Santander. “La segunda es la voz que hace bonita la música de los pasodobles“. 

 Conocedores del mundo del cuarteto, ambos debaten sobre el estilo actual de la modalidad y cómo ha cambiado desde que ellos escribieron sus primeros cuartetos. Santander señala al Libi como el “primer culpable” de que, poco a poco, “los palos” hayan desaparecido de la modalidad. Con respecto a esta última etapa en la chirigota, Santander asegura que “no hay tanta diferencia entre Los destripadores de la calle Londres y las anteriores chirigotas que hacíamos, pero descansamos unos años y luego el público nos recibió mejor“.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario